Ir directamente al contenido

🔥 Te regalamos $200| Código: MENOS200 🔥

    ¿Los perros sudan?

    ¿Los perros sudan?

    Cómo regulan la temperatura los perros

    ¿Alguna vez has visto un perro sudando? Estamos seguros de que no. Pero con esto en cuenta ¿alguna vez te has preguntado cómo regulan la temperatura los perros? Especialmente en época de verano cuando por lo general hace mucho calor, estos animales necesitan mantenerse frescos pero ¿cómo lo hacen? En el siguiente artículo trataremos de explicártelo.

    Entendiendo la importancia de la regulación de temperatura

    La regulación de temperatura, también conocida como termorregulación, se trata de una capacidad del cuerpo de los seres vivos para preservar su temperatura y para mantenerla a niveles saludables. Esto lo hace a través de la regulación de la producción y pérdida del calor corporal mediante a diversos mecanismos o respuestas fisiológicas.

    En este sentido, el cerebro se encarga de activar una cadena de respuestas sensoriales que harán frente a la elevación de la temperatura, y saldrá a relucir la sudoración. La sudoración es una reacción natural del cuerpo humano al calor, se caracteriza por la expulsión de un líquido a través de las glándulas sudoríparas. Este líquido, llamado sudor se encuentra compuesto mayoritariamente por agua, pero se han encontrado otros componentes como amoníaco, sales y azúcar.

    El propósito del sudor radica en el refrescamiento del cuerpo. Y se presenta en prácticamente todas sus partes. Esto es común en los seres humanos, pero ¿qué hay de los perros?

    ¿Los perros sudan?

    Puede decirse que sí. Pero no de la misma manera en que lo hacen los seres humanos. De hecho, apenas tienen algunas glándulas sudoríparas y se encuentran en las almohadillas de sus patas. Esto hace que sean animales extremadamente sensibles a los golpes de calor. Es importante que tengas en consideración que la temperatura normal de un perro se encuentra entre los 37 y los 39 grados. No obstante durante las épocas calurosas esta temperatura puede alcanzar los 40 grados.

    Para los perros un golpe de calor puede llegar a ser fatal. Si sospechas que tu mascota está atravesando por uno, asegúrate de ayudarlo a regular su temperatura de manera gradual para que se estabilice. Volviendo al tema, las glándulas sudoríparas de los perros se encuentran en las almohadillas de sus patas, con lo cual, es poco el sudor que pueden llegar a expulsar para refrescarse.

    Entonces ¿Cómo regulan la temperatura los perros?

    Los perros regulan su temperatura a través de un mecanismo conocido como jadeo. Este es su termorregulador por excelencia. Cuando un perro se encuentra expuesto a altas temperaturas, notarás que respira con más fuerza, y que además lo hace con la lengua afuera, esto es precisamente lo que se denomina jadeo.

    Además, podrás notar que se babea, la razón detrás de esto es simple: la sangre caliente que se encuentra en el organismo, es enviada hacia la lengua. La lengua es la encargada de regular y eliminar el calor de forma natural a través de la humedad, es por esa razón que se babea.

    Aun así, estos mecanismos no son tan efectivos como sucede en el caso de los seres humanos, por lo que debes permanecer atento si llegase a presentarse un golpe de calor. En ese caso, esto es lo que debes hacer:

    Coloca a tu mascota en un lugar fresco

    Recuerda: un lugar fresco, no frío. Estabilizar la temperatura tiene que ser un proceso gradual. Asegúrate de humedecerlo poco a poco con agua fresca (no fría ni caliente), para lograr que la temperatura vaya descendiendo. No tomes medidas extremas para tratar de estabilizarlo, no emplees métodos rudimentarios como el uso de agua helada o hielo.

    Mantén a tu perro hidratado

    Debido a que se sentirá muy acalorado e incómodo, debes darle de beber con mucho cuidado. Cerciórate de darle agua (no demasiado fría) para que lentamente vaya descendiendo su temperatura corporal. Mantenerlo hidratado es fundamental para que se recupere en menos tiempo de lo esperado.

    Visita a tu veterinario de confianza

    Un profesional sabrá exactamente qué debe hacer con tu mascota. Una vez los síntomas más agudos del golpe de calor se hayan disipado, lleva a tu perro con el veterinario para una evaluación más profunda y para prevenir consecuencias más severas en su salud.

    A los perros también les afecta el calor

    Aunque tu perro no pueda sudar como tú lo haces, las altas temperaturas también pueden afectarlo. Tu mascota cuenta con mecanismos de termorregulación que no son tan efectivos como los de los seres humanos, por lo que es más propensa a verse afectada por el calor. Si esto sucede, asegúrate de no entrar en pánico y tomar las medidas correspondientes para reducir su temperatura corporal, eso sí, de manera gradual.

    Recuerda que siempre puedes contar con la atención de un veterinario, que es el mejor capacitado para atender las necesidades de tu perro. Así evitas preocuparte de más y tu perro siempre estará saludable.